08 de Mayo, 2021

#MOM MAGIC

Desde mi experiencia como mamá primeriza y emprendedora

Por Ana María Zúñiga, Moda Lab Founder

Les presento a mi hija Cayetana. Ella es luz, es alegría, es pureza, es nobleza, es risas, es picardía, es curiosidad, ¡es una exploradora! Lo más grandioso que le ha pasado a mi vida. Con ella hay un Antes y un Después. El día que nació, también nació Ana María versión mamá.

Cuando estaba en mi barriga creciendo pasaron dos cosas, (1) lance Moda Lab en abril 2020 luego de 2 años de trabajo y (2) estaba empezando la pandemia y el confinamiento. En vez de quedarme con el miedo, la incertidumbre, ella me lleno de fuerza, de paz, de esperanza de saber que lanzar y fracasar era mejor que no lanzar. Afortunadamente ocurrió todo lo contrario! 

Creciendo en mi barriga trabajé hasta el último minuto, jornadas de lunes a domingo de sol a sol. Cuando nació aprendí a dormir poco, a darle de comer a pesar del dolor, de las molestias y del cansancio, a estar ahí para ella con cada llanto, a sacar gases por 40 minutos, a cambiar cientos de pañales, a trabajar mientras ella dormía y a volver los días de 24 en 48 horas para poder ejercer el rol más importante de mi vida (ser una buena mamá) sin dejar a un lado mis sueños profesionales y personales (crecer Moda Lab).

Gracias a ella quiero seguir consolidando este proyecto que me dio un proposito mucho más allá de un negocio sostenible y escalable. La misión de beneficiar a muchas personas y generar un impacto positivo en nuestra sociedad y país.  Más que tener unos cuantos grandes conglomerados de la moda en el país, trabajar de la mano de los emprendedores, para que existan 100-200 empresas sólidas en la industria de la moda y el diseño y que su desarrollo, la  generación empleo y la consolidación de este sector, tengan un impacto mucho más profundo.

Pero bueno, me desvié un poco para ilustrar que esa búsqueda por trabajar con sentido, va ligada a una realización que tuve un día (incluso antes de conformar una familia) de trabajar por algo que pudiera dejar un legado digno de admirar para mis hijos, así en aquel momento fuera hipotético.

Convertirme en mamá lo reforzó!  Este milagro hace que trabajes siempre por ser tu mejor versión, para enseñar a través del ejemplo y de las acciones y no solo de las palabras.  Para educar con amor, paciencia, cariño y así poder orientar a estos seres maravillosos y que nacen solo con sentimientos puros y nobles a seguir por ese camino.

Esa fuerza inexplicable que sacamos las mamas para lograrlo todo, eso es Magia pura. ¡Eso es Mom Magic!


Acabas de agregar este producto al carrito: